La alcaldesa de Burgos, Cristina Ayala, realizó este lunes un balance de las Fiestas de San Pedro y San Pablo junto a la concejala de Festejos, Carolina Álvarez, al llegar estas a su fin. Las ha calificado como «muy positivas pero con cosas a mejorar» y con «un enorme salto de calidad» respecto a otros años.

Ayala ha querido apostar así por mantener la gratuidad de los conciertos. Según los datos de la Policía y de los Bomberos de Burgos, estas han sido «las fiestas más multitudinarias», con una participación de gente que supera las 80.000 personas a lo largo de los 7 días de festejos, incluyendo el pregón y la colocación del pañuelo al Cid y los conciertos de los escenarios Céntrico y Excéntrico.

El mayor aforo de los conciertos lo acogió La Oreja de Van Gogh, con 17.000 asistentes, seguido de Ana Mena, con 15.000 y Raphael, que sobrepasó las 12.000 personas. Los conciertos del Escenario Excéntrico lograron congregar a unas 5.000 personas.

Ayala destacó también su apuesta para este año: el espacio de Cuatro Reyes Gastronomía & Música. La alcaldesa también explicó que este año se han recibido menos quejas de los burgaleses por molestias y ruidos, algo que ha asignado al reducir el número de días de las Fiestas.

Por otro lado, Ayala explicó que ya se trabaja con las peñas para «dar una vuelta» a la Cabalgata, después de los problemas que tuvo este acto, que se desarrolló por primera vez, de forma nocturna.

Desde el equipo de Gobierno se ha transmitido así su satisfacción en general con el nuevo formato de fiestas y adelantó que, aunque se realicen cambios, lo esencial se mantendrá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here