El concejal de Medioambiente, Carlos Niño, ha asistido esta mañana al barrio de Gamonal para ver los trabajos que se están realizando para eliminar las pintadas vandálicas en la ciudad.

Desde el equipo de Gobierno, consideran una «falta de respeto y de educación» que se realicen estas pintadas vandálicas. “Estamos en contra de todo tipo de insultos y pintadas contra cualquier grupo político”, ha señalado Niño.

El concejal, acompañado por una de las trabajadoras de URBASER, Inés Porras, ha presenciado la retirada de estas pintadas en el paseo de Fernando de Rojas y la carretera de Poza, donde en los últimos días se había atentado contra una pared y en varios contenedores.

Frente a estas pintadas, Niño ha hecho un llamamiento al civismo y ha recordado que existen teléfonos gratuitos (010 y 947262647) para avisar de estas pintadas y que puedan ser limpiadas, ya que en espacios privados se precisa autorización de los propietarios.

En este sentido, ha explicado que se están registrando “unos datos muy malos” en los últimos meses. En concreto, el último fin de semana se han registrado más de 20 pintadas contra partidos políticos.

URBASER, la empresa adjudicataria de la empresa de limpieza viaria y recogida de basuras, dispone de ocho equipos de retirada de pintadas (seis trabajan en horario de mañana, uno de tarde y el otro de noche).

En lo que va de año, se han recibido y atendido más de 500 solicitudes para la retirada de pintadas. Esto supone que se ha actuado en más de 24.000 metros cuadrados de superficie, una media de 90 metros cuadrados al día.

Para retirar estas pintadas se han utilizado 185 kilos de pintura y 2.875 litros de disolvente o decapante. Todo ello teniendo en cuenta que un 70 por ciento de las pintadas se han eliminado mediante la técnica de hidropresión y el resto con pintura. Se estima que el coste anual de estos trabajos es de 300.000 euros anuales.

Mención especial requiere la situación del mobiliario urbano, ya que el 45 por ciento de todas las pintadas vandálicas de la ciudad se producen en éste. Desde que comenzase el año, se han roto 230 papeleras y se han estropeado otras 270. Esto conlleva aparejado un gasto de 100.000 euros anuales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here